Los movimientos del ébola de los olivos (Xylella fastidiosa).

Desde la aparición de la agricultura, millones y millones de plantas han sido transportadas de un lugar a otro (sobre todo sus semillas) para su plantación. El desarrollo agrícola ha permitido que numerosas especies vegetales hayan podido ser cultivadas en diversos lugares del mundo. Este fito-trasiego mundial lleva consigo el movimiento de una serie de acompañantes que no somos capaces de ver, pero que si somos capaces de cuantificar económicamente los daños que causan. En los últimos tiempos hemos empezado a oír hablar del ébola de los olivos, la temida Xylella fastidiosa.

Antes de hablar de esta enfermedad, os contare una historia que demuestra que el movimiento de organismos ocurre a todos los niveles. Hace unos años compré semillas procedentes de Sudáfrica de la especie Protea cynarioides, y las planté. En el mismo sitio tenía unos cuantos ejemplares de Cycas revoluta, los cuáles el año pasado empezaron a sufrir algún tipo de enfermedad que les arrugaba y secaba las hojas. Busqué, busqué y busqué y después de mucho tiempo descubrí una enfermedad que afectaba a las Cycadáceas llamada  Chasparria. Cuándo me puse a averiguar de dónde procedía dicho mal, ¡premio! entre otros, lo producía un hongo que se hospeda en las especies del género Protea.

Como he dicho antes, ocurre a todos los niveles.

Olea europaea
Ejemplar central de Olivo (Olea europaea) en el Parque Botánico José Celestino Mutis. Huelva.

¿Quién es Xylella fastidiosa?

Es una bacteria que ataca a diversas especies de plantas leñosas con interés económico para el ser humano. No solamente al olivo, sino también a almendros, vides o ciruelos. Se transmite a través de insectos, por lo que su control es bastante complicado. De hecho, la obtención de la bacteria también fue difícil (de ahí el nombre fastidiosa). Hasta el punto de que el primer botánico al que se le encargó estudiar la enfermedad, no fue capaz de dar con ella pero sin embargo la enfermedad pasó a llevar su nombre. Enfermedad de Pierce.

xylella_fastidiosa
Ejemplar afectado por Xylella fastidiosa. Fuente: Renovables Verdes

La Xylella fastidiosa es originaria del Sur de California. En el año 2013 apareció un brote de la enfermedad en el sur de Italia. ¡¡¡La bacteria había viajado y cruzado el Atlántico!!! En dos años, millones de olivos han sido afectados en la península itálica. Aunque se intentó controlar su propagación, en el verano de 2016 Xylella fastidiosa alcanzó Baleares. Y los peores presagios se han confirmado en el 2017, ya está en la Península Ibérica. Sin embargo, se siguen comerciando esquejes, plantones y demás material vegetal de olivo con poco control.

¿Y ahora qué?

Xylella fastidiosa no tiene cura. Lo único que se puede hacer es quemar los individuos afectados y sellar la zona. El problema es que como ya hemos dicho, la bacteria se transmite por insectos chupadores, lo cual dificulta mucho el sellado.

Dijimos al principio que infectaba a más plantas leñosas además del olivo, sin embargo en Italia apenas se han reportado casos sobre esas otras especies. ¿Se han hecho resistentes estas especies? ¿La bacteria ha mutado y solamente afecta al olivo? Desde mi punto de vista, las investigaciones deberían ir en este camino. Podemos estar quemando hectáreas y hectáreas de olivos, pero de cara al futuro, la búsqueda de una variedad resistente a la bacteria la veo como la única solución posible.

Acerca de nosotros

Víctor Zapata
Víctor Zapata

Comentarios

Deja un comentario