La protección de la Jara de Cartagena

A finales del pasado mes de Julio, la Conferencia Sectorial de Medio Ambiente llevó a cabo una modificación en el Catálogo Español de Especies Amenazadas, mediante la cual, 7 nuevas especies de seres vivos pasaban a estar “en situación crítica”. Actualmente son casi 200 las especies de flora y fauna cuyo futuro se encuentra seriamente amenazado. Entre esas nuevas 7 especies existe una planta. Un arbusto del sureste de la Península Ibérica conocido como la Jara de Cartagena (Cistus heterophyllus subsp. carthaginense). Es a esta especie a la que le queremos dedicar la sección #conociendoespecies.

La Jara de Cartagena, una rareza rosada-purpúrea.

Se trata de un arbusto que puede alcanzar los 80 cms de altura cuyos tallos son de color pardo-grisáceo, pero que se pueden volver muy oscuros cuando el ejemplar se hace viejo. Las hojas son relativamente pequeñas. En cuanto a las flores, tiene unos pétalos rosado-purpúreos, pero con la base amarillenta. De esta manera, las anteras amarillas parecen de mayor tamaño favoreciendo la atracción de los polinizadores. Esta floración aparece durante la primavera (desde marzo a junio), quedando relegada la fructificación a los meses de verano.

Se distribuye en matorrales de ambientes cálidos y secos, y siempre a escasa altitud (no mas de 150 metros). La especie es más común en el noroeste de África. La subespecie de la Península Ibérica está muy relegada a unas pequeñas poblaciones en Murcia y Valencia.

Jara de Cartagena
La bella floración de la Jara de Cartagena. Fuente: RegMurcia

Los vaivenes de la Jara de Cartagena.

Desde que fue citada a principios del siglo XX por Jiménez Munuera en las costas murcianas, la especie ha ido apareciendo y desapareciendo del territorio nacional de manera intermitente. Dicha cita data del año 1903, pero el estado de esa población se abandonó, hasta el punto que a mitad de siglo la especie se dio por extinta en el territorio nacional.

Fue en el año 1986 cuando se encontró de nuevo. Esta vez en territorio valenciano y con una población formada por un único individuo que no era capaz de producir semillas. Unos años más tarde, en el 1993 volvió a encontrarse otra población de la especie cerca a las localidades en las que ya había sido citada con anterioridad. Pero para que pueda considerarse como una heroicidad, esa nueva población debía de sufrir otra nueva extinción. Ésta fue debida a un incendio en el año 1998 que afectó a todos los individuos que se habían encontrado. Pero como buena Jara, las semillas que estaban latentes en el suelo se activaron. Germinaron nuevas plántulas que hoy en día son capaces de florecer y producir nuevas semillas.

Con todo ello, el número de ejemplares que existen en la actualidad apenas sobrepasa los 20. Es por ello que ha sido necesaria su nueva categorización dentro del Catálogo Nacional de Especies Amenazadas. Esperamos que con esta designación las acciones de conservación de la especie sean capaces de mejorar sus poblaciones. Así, ojalá podamos disfrutar de las explosiones purpúreas que nos regala la Jara de Cartagena cada año en el sureste de la Península Ibérica.

 

Acerca de nosotros

Víctor Zapata
Víctor Zapata

Comentarios

Roberto Robles
30 septiembre, 2017
La verdad es que la flor es muy llamativa. No sabía que podía haber plantas en, digamos, peligro de extinción. A ver si hay suerte y seguimos teniendo Jaras para rato.

Deja un comentario