El Jardin des Plantes de París.

Después de empaparme de su historia, de fotografiar todos sus monumentos, y de intentar sobrevivir económicamente en París, ahí estaba yo. Aun aturdido e impactado por lo ocurrido en Barcelona, me encontraba ante la entrada del Jardin des Plantes. Enfrente mía, un gran espacio abierto dentro del entramado urbano de la gran ciudad. Un lugar donde han refugiado a miles y miles de especies vegetales de todo el mundo. Un espacio donde el silencio gana con creces al tumulto de la capital francesa.

El Jardin des Plantes en París.

Acompañado por el Museo de Ciencias Naturales, el Jardin des Plantes se extiende por casi 24 hectáreas de suelo parisino. Muy cerca del Sena, el Jardín se originó cuando en el año 1635, Luis XIII ordenó crear los jardines reales de plantas medicinales. Poco a poco, el complejo se fue alimentando con la creación del Zoo del Jardin des Plantes en el año 1793, así como todas las instalaciones y galerías correspondientes al Museo de Ciencias Naturales.

Jardin des Plantes
Vista de la fachada del Museo de Ciencias Naturales.

Fue ya en el siglo XX cuando se empezó a zonificar el espacio y a crear colecciones dentro del Jardín. De esta manera, hasta la actualidad han perdurado doce jardines dentro del Jardin des Plantes:

  • Los parterres con perspectiva.
  • La Escuela Botánica.
  • El Jardín Alpino.
  • El Jardín Ecológico.
  • Las “Grandes Serres“.
  • El Huerto.
  • La Rocalla y el Jardín de Rosas.
  • El Jardín de Paeonias.
  • El Jardín de las Aves y las Abejas.
  • El Laberinto.
  • El Jardín de Lirios y Plantas Perennes.
  • El Jardín de “Stégosaure“.

Las zonas del Jardin des Plantes.

Me gustaría hablar de algunas de las zonas de este Jardín, así como contar las cosas que sentí al estar recorriendo cada una de ellas.

La Gran Entrada

Aunque se quisiera zonificar esta área con algún nombre que la caracterice, creo que sería imposible. Un gran paseo se muestra enfrente. Un paseo con numerosos parterres donde alegrar la vista. Flores, muchas flores. Colores, muchos colores. Aunque las primeras parcelas están ocupadas por especies perennes en diferentes estados (unas con flores, otras con frutos y otras simplemente verdes), a partir de ahí, preparen la cámara de fotos. Los parterres siguientes hasta llegar al edificio principal del Museo se dedican a las flores de temporada. Si tenéis la suerte de visitarlo en primavera/verano, os encontraréis una explosión de flores que os sorprenderá. En esta ocasión, muchas de las parcelas estaban dedicadas a las Zamias. De todos los colores y variedades, acumulaban curiosos con cámaras de fotografiar (yo el primero), y se ganaban los elogios de todos los visitantes.

Jardin des Plantes
Vista de los parterres que dan acceso al Mueso.

El Pasaje Mangin

Al pasar los invernaderos (que se encontraban cerrados), entramos al denominado Pasaje Mangin. Espacio dedicado a Louis Alexandre Mangin, director del Museo a finales del siglo XIX y principios del XX. En esta ocasión, yo definiría esta parte como un mini bosque dentro de Paris. De dimensiones pequeñas, pero con un dominio de los árboles. Las sendas transcurren entre ellos, haciendo pequeñas subidas y procurando de espacios de descanso.

Jardin des Plantes
Entrada al Pasaje Mangin.

Las Escuelas Botánicas

Llego el momento de la biodiversidad. La zona donde casi enloquezco. Casi 40 parterres, cada uno dedicado a una familia vegetal o a familias emparentadas. Las Solanáceas con sus diferentes tomatitos. Las Compuestas con sus frutos volando alrededor. Las Amaryllidáceas con esas estacas culminadas en flores o frutos. Toda una diversidad de especies que pueden hacer que necesitemos de un día entero para poder apreciar todas las rarezas y variedades que la naturaleza nos ofrece.

Jardin des Plantes
Parterres de las Escuelas Botánicas dedicados a las Liliáceas.

El Jardín Alpino

Pequeño rincón cuyo nombre lo dice todo. Como si de un apéndice de las Escuelas Botánicas se tratase, se creó en los años 30 el Jardín Alpino. El fin era el de albergar flora de los Alpes adaptada a condiciones extremas. Es un pequeño paseo circular donde merece la pena fijarse en los detalles. Muchas especies de pequeño tamaño acompañadas con agua corriendo. Bancos para el descanso. Pequeñas subidas y bajadas para crear microambientes. Un lugar para hacer un alto en el camino y respirar.

Jardin des Plantes
Ejemplar de Lomelosia graminifolia en el Jardín Alpino.

Resumiendo, el Jardin des Plantes de París. Un lugar altamente recomendable que debería incluirse entre las visitas a la Torre Eiffel, Arco del Triunfo, Museo del Louvre y demás atractivos de esta magnífica ciudad. En poco tiempo os sorprenderemos con más historias y nuevos materiales sobre el Jardins des Plantes de París.

Acerca de nosotros

Víctor Zapata
Víctor Zapata

Comentarios

federico zapata
27 agosto, 2017
Me has echo un recorrido espectacular de Les jardín des Plantes,quiero ir.
Mercedes Ruiz de villa
27 agosto, 2017
Apetece!
Jronia_kai_jronia
28 agosto, 2017
Yo quiero ir!! Ha faltado el jardín de Versalles!! La próxima vez que vaya me lo dices que me apunto!!

Deja un comentario