Palmeras sobreviviendo a los huracanes

Post escrito por Walter Medina. Le damos la bienvenida y esperamos que colabore con más textos.

Verano de 2017, temporada de huracanes en el Caribe. El último de los huracanes en debutar en los telediarios de todo el mundo ha sido Irma. Tras pasar por diversas islas del Caribe toca tierra en Florida. Los medios hacen eco del desastre en la ciudad de Miami. Entre las diversas imágenes, se puede observar cómo el poder del huracán de categoría 5 es capaz de destruir la totalidad de los tejados de varios edificios así como inundar toda la zona costera. Y es que con sus vientos de más de 300 km/h Irma ha hecho gala de su poder devastador.Sin embargo, los huracanes siempre han sido frecuentes en esa zona. Frecuentes en una escala de tiempo geológica. Lo cual ha dado a las especies que habitan en esas zonas el tiempo suficiente como para adaptarse.

Las palmeras, las verdaderas sobrevivientes de los huracanes

Ante todo lo mencionado, es fácil ver a palmeras siendo azotadas por las fuertes ráfagas de viento de los huracanes. Sin embargo, lo que muchos quizá no se han percatado, es que estas plantas suelen resistir tales embestidas del clima. Muchas veces es lo poco que queda en pie en medio de un mar de escombros. En términos comparativos, lo que haría astillas de un gran roble parece ser incapaz de matar a una palmera. ¿Qué permite sobrevivir a las palmeras del Caribe?

Para entender mejor esas adaptaciones, hay que tener en cuenta el lugar que ocupan estas plantas en su árbol evolutivo. Las palmeras son monocotiledóneas, por lo cual son más cercanas a las cañas y pastos que a otras especies arbóreas como pinos o robles.

Huracanes
Palmeras resistiendo vientos huracanados, obsérvese que el árbol contiguo no ha resistido. Fuente: www.sun-sentinel.com

Tallos flexibles

Los troncos de palmera han evolucionado de forma independiente a las otras especies arbóreas. Esto es debido a que las palmeras carecen de xilema secundario. Para entender la diferencia basta con observar un tronco cortado de palmera. Este cuenta con una estructura densa formada por fibras entrelazadas formando en conjunto un tronco, en un patrón similar a un cable telefónico. Algo totalmente diferente a los característicos anillos de crecimiento de los árboles.

Esta curiosa adaptación hace a las palmeras notablemente más flexibles que otros árboles. Estos, pese a tener una madera más sólida que las palmeras, son también muy rígidos en comparación. Por ejemplo, los tallos principales de algunas palmeras pueden doblarse hasta 50 grados antes de astillarse. Esta es una adaptación perfecta para lidiar con los fuertes vientos de huracanes y otras tormentas tropicales.

Huracanes
Tronco de palmera vs tronco de pino. Autor: James Collins Campbell

 

Buen anclaje

Las palmeras presentas raíces densas. Sacrificando el tamaño de sus raíces por una mayor cantidad. En lugar de tener unas pocas y grandes raíces de anclaje, estas poseen una gran cantidad de raíces más finas que se extienden por las capas superficiales del suelo. Esto es algo especialmente útil para anclarse a la arena y proveer estabilidad a la planta, ya que al aumentar el número de raíces en el suelo, las palmeras son capaces de agarrar una mayor superficie de suelo que otros árboles.

Huracanes
Sistema radicular de un cocotero

 

Distribución del peso

Sus ligeras hojas actúan a modo de plumas ante los fuertes vientos, permitiendo a la copa repeler el agua y plegarse como si de un abanico se tratase, reduciendo superficie expuesta a los devastadores vientos de un huracán. Pese a que varias hojas puedan llegar a romperse o desprenderse con los vientos, las copas de las palmeras sufren considerablemente menos daños que otros árboles.

Estas ligeras hojas así como su pesada base, proporcionan a la planta una estabilidad mayor, lo cual les permite mantenerse en pie, salvo eventos excepcionales.

Huracanes
Palmeras encarando los fuertes vientos de Irma en Miami. Fuente: The Boston Herald

 

Por supuesto, estas afirmaciones se aplican a aquellas palmeras que han evolucionado en respuesta a estos eventos climáticos. Es el caso de las palmeras que crecen en el Caribe. Estos rasgos no son tan evidentes en aquellas palmeras de bosque lluvioso de Suramérica (como las palmas de cera).

Gracias a ello, la imagen paradisíaca de playa con palmeras ha sobrevivido el paso del tiempo y, aparentemente, lo seguirá haciendo durante mucho tiempo.

Acerca de nosotros

Walter A Medina Santillán
Walter A Medina Santillán

Comentarios

Deja un comentario