En la Región de Murcia existe un lugar que nos transporta de lleno al Mediterráneo Oriental. Cultivos salpicados con casas bajas y palmeras nos brindan paisajes icónicos que aguardan innumerables sorpresas. Entre ellas, toda la vida que se asocia al río Chícamo. Un oasis que con el tiempo ha ido esculpiendo la roca formando escenas que quedarán grabadas en nuestra cabeza para siempre.

Os proponemos una auténtica aventura por una de las zonas más áridas de la Región de Murcia. El agua nos acompañará hasta donde aparentemente no se podía pensar que brotara. ¿Preparados para recorrer el cañón del Chícamo?

DIFICULTAD – Media

INICIO Y FIN DE LA RUTA
Macisvendas (Murcia).

38º15´46.30´´ N 01º00´04.60´´W

DURACIÓN DE LA RUTA
2-4 horas
CARACTERÍSTICAS
Un cañón entre la aridez Agua inesperada
Bad-Lands o “Malas tierras” Territorio palestino
RECOMENDACIONES
En cuanto empecemos a seguir el curso del río Chícamo, ya no habrá opción de comprar nada. Así que traeros agua y algo de comer de casa.

Habrá un pequeño tramo que nos mojaremos los pies. Si, habéis leído bien, toda una aventura. Por lo tanto, traed calzado cómodo para andar por el monte, pero además algún calzado apto para mojarse. También ropa cómoda y pantalones que podáis remangaros un poco. Una toalla para secaros los pies tras el tramo de agua también vendrá bien.

No os asustéis por el agua, es un tramo corto y le añadirá emoción a la aventura, pero está fuera de todo peligro.

Sin duda, esta aventura la contaréis a vuestros amigos y familiares. Es una experiencia totalmente única.

La ruta puede hacerse líneal (2 horas y media) o circular (4 horas). Coméntanos tu preferencia.

IDIOMA – Castellano

NÚMERO MÍNIMO DE PERSONAS – 4

¿Sois menos de 4? Pregúntanos, puede haber más amantes de la naturaleza en la misma situación que vosotros…

1

Adentrándonos en el río

Al dejar los coches, vamos directos en busca del curso del río Chícamo. La vegetación nos irá indicando que el agua está cerca. En una zona árida, comenzamos a observar plantas que nos indican que las condiciones microclimáticas tienen que ser diferentes en ese lugar.
2

El cañón del Chícamo

¿Seréis capaces de imaginar como era el río en el pasado para formar tal paisaje? Una sorpresa para nuestros ojos que no podréis imaginar. Empieza la aventura de conectar con el entorno y con el río. Al salir del cañón se acabará la ruta para los que quieran hacerla lineal.
3

Los bad-lands

La última parte de la ruta es un poco más exigente. Ganaremos altura para alucinar con los paisajes denóminados “bad-lands”. Os hablaremos más de ellos y entenderéis el por que de ese nombre.

Para los que lo prefieran, quedaremos en la población de Macisvenda y de ahí nos moveremos al punto de inicio.

Víctor Manuel Zapata

Estimados compañeros y compañeras de ruta.

Bienvenidos al magnífico mundo de las plantas. Seres vivos capaces de hacernos conectar con el medio y que no dejan de asombrarnos. Parece que no se mueven, que no hacen nada, pero os sorprenderéis con todo lo que se puede aprender de ellas.

Soy Doctor en Ecología y fundador de Turismo Botánico. Me encanta transmitir todo lo que he aprendido. Además, me considero un friki de las plantas. Colecciono semillas y demuestro pasión por ellas. Esa es mi mejor garantía para aseguraros que disfrutaréis con las rutas de Turismo Botánico.

Tal es mi amor por este maravilloso grupo de seres vivos que ni mi alergia a las flores del olivo han impedido que visite los más de 100 Jardines y Colecciones Botánicas que hay en España (y algunos más del resto del mundo).

Os espero

Comentarios de la actividad

5.00 based on 2 comentarios
16 noviembre, 2017

¡Una experiencia muy recomendable!
La ruta discurre por un paisaje único, sorprendente y que sólo puedes descubrir y disfrutar con un guía. Y mucho más, con un guía como Víctor que hasta nos informaba de las piedras que estaban aseguradas y cuáles no para cruzar el río.
La información rigurosa y divertida sobre botánica -pero también sobre otros muchos ámbitos- es un valor diferencial.
Una experiencia maravillosa que no sólo te permite disfrutar de la naturaleza y pasarlo bien, sino que también aprender de una forma diferente.
¡Estamos deseando repetir con una nueva ruta! ¡Gracias!

ANTONIA RUIZ RUIZ
17 noviembre, 2017

Me encantó echar la mañana en un ambiente tan relajado divertido e instructivo, merece la pena tanto como por su belleza como por su interés botánico, pero también por las risas que de todo hay.
Victor fué muy buen guía, explicando lo que estábamos viendo y sugiriendónos como transitar por ella.
Altamente recomendable!!!

¿Qué te ha parecido?

Valoración