A menos de una hora en coche de la ciudad de Murcia se encuentra uno de los parajes naturales menos conocidos de nuestra Región, la Sierra de Lavia. Este entorno se distingue por sus bellas y frondosas montañas rodeadas de antiguos viñedos. En sus laderas crece uno de los bosques de pino carrasco mejor conservado de toda Europa. En el pasado este entorno despoblado aunque cercano fue poco explotado permitiendo que se mantuviese en un buen estado de conservación hasta la actualidad. Sin embargo, ahora es el momento de que comencemos a conocerlo para poder valorarlo como realmente se merece.

En esta actividad podremos apreciar la biodiversidad de un bosque maduro en todo su esplendor, conociendo plantas más propias de otros tiempos y latitudes, como laureles y lianas. También podremos comprobar como en ocasiones no son los árboles los seres más ancianos de un bosque, como la naturaleza parece imitar a la mano del hombre o como la muerte puede generar una enorme cantidad de vida. Todo ello y muchas sorpresas más nos esperan en el corazón de la Lavia.

DIFICULTAD – Fácil-Media

INICIO Y FIN DE LA RUTA
Cerca de las Bodegas Lavia (Murcia).

38º00´08.50´´ N 01º44´04.40´´W

DURACIÓN DE LA RUTA
3-4 horas
CARACTERÍSTICAS
Viñedos y pinos carrascos Árboles centenarios, bosques bien conservados
Laureles y lianas Vegetación del pasado
RECOMENDACIONES

Traed agua y algo de comer para coger fuerzas. La ruta transcurre la mayor parte del tiempo a la sombra del bosque por lo que no dará mucho sol directo, aun así no está demás alguna protección contra el sol.

Actividad poco exigente en cuanto a desnivel, pero en algunos tramos del final hay pendiente y terreno algo resbaladizo por lo que es necesario llevar ropa cómoda y un calzado que agarre (botas de senderismo o trekking), también es recomendable llevar un bastón para caminar que en algunos pequeños tramos os será de gran ayuda.

Os aconsejamos venir con una mirada curiosa y los oídos bien abiertos para descubrir los múltiples misterios que esconde este bosque tan poco transitado. Hay varios puntos donde el bosque se abre permitiéndonos divisar extraordinarios paisajes que invitan a ser inmortalizados, por lo que una cámara de fotos nunca está de más.

IDIOMA – Castellano, inglés y francés

NÚMERO MÍNIMO DE PERSONAS – 5

¿Sois menos de 5? Pregúntanos, puede haber más amantes de la naturaleza en la misma situación que vosotros…

1

Arropados por el bosque viejo

La ruta comenzará a los pies del pico de la Lavia. Pronto nos introduciremos en lo más profundo del bosque para ir ascendiendo poco a poco por la umbría hasta el pequeño y encantador valle que separa los picos de Los Cuchillos y la Lavia
2

Una mirada más allá

Tras detenernos en algunos curiosos rincones de este valle ascenderemos un poco más por una pista hasta un alto en el que a 1100 metros de altitud podremos otear a través del frondoso tapiz de pinos que cubre estas sierras.
3

Al pie de los Cuchillos

Volveremos a descender por la ladera del pico de los Cuchillos. En ocasiones la pendiente y el terreno requerirán algo de nuestra pericia pero podremos solventarlo sin mayor dificultad, a la par que disfrutaremos de una nueva perspectiva, pasando por el precioso entorno del Aceniche.

La actividad comienza al final de la carretera asfaltada que va de Bullas a la Venta del Pino, en la salida dirección a Bodegas Lavia. Siempre podremos quedar en Bullas y desde ahí movernos al punto de inicio.

David López García

Bienvenidos a Turismo Botánico.

En cuanto a mí, tengo la suerte de haber crecido en una pequeña aldea entre montes y estepas. Por eso mi medio siempre ha sido el medio natural y mi afán, su conocimiento y su conservación.

Siguiendo esta senda me licencié en Biología, especializándome en botánica y cursé un master en Conservación de Ecosistemas Mediterráneos. A la par, he tenido la oportunidad de investigar y trabajar sobre flora, viviendo situaciones ilusionantes, como contribuir a la supervivencia de especies amenazadas o descubrir especies nuevas para la ciencia.

Por otro lado, siempre que puedo, intento satisfacer mi anhelo explorador viajando con las plantas como excusa. De este modo he recorrido multitud de lugares, algunos transitados y otros no tanto, pero todos con una historia que contar.

Y aquí me hallo, con la intención de compartir mis humildes conocimientos y mi mayor vocación que es el amor por lo salvaje. Pues naturaleza somos y a ella nos debemos.

Comentarios de la actividad

5.00 based on 1 comentario
7 diciembre, 2017

Excelente ruta gracias al apoyo de David López, que como guía durante este paseo nos supo transmitir el conocimiento de las propiedades medicinales de las plantas que nos encontrábamos por el camino y al mismo tiempo nos introducía en la historia de este bosque maravilloso.
Y por supuesto agradecer a Victor por haber consolidado esta idea que nos ayuda a mantenernos cerca de nuestra Madre Naturaleza

¿Qué te ha parecido?

Valoración