Misteriosa, mágica, aventurera, mística, … Posiblemente podríamos adjetivar la Isla de Pascua con infinidad de términos. Es un lugar en medio de la inmensidad del Oceano Pacífico perteneciente a Chile pero que, por el contrario, se encuentra a casi 5 horas de avión del continente. Una isla de pequeñas dimensiones que concentran cultura, historias, anécdotas, etc. En el siguiente post de Ecoturismo por el Mundo, os querremos hablar de la naturaleza superviviente que queda en la isla.

Desde que el avión aterriza cerca de Hanga Roa, ya se atisban unos paisajes que nos empiezan a sorprender. Pero…. ¿no hay muchos árboles?

La vegetación herbácea, la protagonista de la flora de Isla de Pascua.

Posiblemente, cuando se piensa en la Isla de Pascua se pueden pensar en paisajes polinésicos de palmeras en la playa y bosques a baja altura. Lo cierto es que la ocupación de la isla por el ser humano desde tiempos incalculables han llevado consigo un aprovechamiento de los recursos naturales nativos poco sostenible. Los restos de vegetación arbórea que podemos encontrar en la actualidad se relaciona más con repoblaciones “modernas” que con la persistencia de vegetación nativa. Es por ello que ésta se concentra sobre todo en el grupo de la vegetación herbácea.

El verde la vegetación herbácea brilla cuando el sol del atardecer en Isla de Pascua la ilumina.
El verde la vegetación herbácea brilla cuando el sol del atardecer en Isla de Pascua la ilumina.

Los volcanes diversifican los paisajes.

Es posible que podamos pensar que un volcán tendría que ser una elevación de gran altitud con un crater en su parte superior. Pero a veces, como pasa en Isla de Pascua, el crater puede haberse visto reducido en altura y queda como un agujero a no tanta altitud que esconde agua en su interior.

El Rano Kau es el más cercano a la capital. La vegetación crece en sus aguas, el yacimiento arqueológico Orongo lo custodia y el oceano Pacífico lo bordea. Una parada obligada en nuestro descubrimiento de la isla.

El crater del volcán Rano Kau dispuesto a sorprender a los visitantes.
El cráter del volcán Rano Kau dispuesto a sorprender a los visitantes.

Pero además de este y del volcán Paukatike, el punto más alto de la isla lo da el volcán Ma´unga Terevaka. El más joven de los tres, pero el más grande. Su cono irregular ocupa gran parte de la isla. Merece mucho la pena subir a visitar su cráter. Una laguna que permite la aparición de otras especies vegetales (en muchos casos gramíneas).

Laguna formada en lo alto del volcán Ma´unga Terevaka.
Laguna formada en lo alto del volcán Ma´unga Terevaka.

La magia de los Moais de Isla de Pascua.

¿Cuál es el icono de la Isla de Pascua? Sin duda, la imagen que a todos se nos viene a la cabeza. Los moais. Esas figuras misteriosas de origen desconocido que pueblan la isla. Más de 40 conjuntos de figuras en diferente estado de conservación, que le dan el toque mágico a la isla. Desde su tallado y escultura (que se pueden observar en la cantera), hasta su instalación. Todo tiene un toque místico que se engrandece durante la salida y la puestas del sol.

Moai a medio extraer del terreno de la Isla de Pascua.
Moai a medio extraer del terreno de la Isla de Pascua.

Pero es en el este de la isla donde tenemos quizás la concentración de Moais más espectacular. Con el nombre de Ahu Tongariki, es altamente recomendable visitarlos al amanecer. Os aseguramos que el madrugón valdrá la pena (si el cielo no está nublado).

Moais del Ahu Tongariki al atardecer (a mi me pillaron nubes cuando fui a verlos al amanecer)
Moais del Ahu Tongariki al atardecer (a mi me pillaron nubes cuando fui a verlos al amanecer)

Tau Kiani, donde encontrar la vegetación nativa polinésica.

Pero entonces, ¿cuál es el mejor sitio donde disfrutar de la vegetación de la Isla de Pascua?

Corría el año 2009 cuando Carlos Poblete decidió crear un sitio en la isla dedicado exclusivamente a la flora polinésica, que además pudiera servir como atractivo turístico. Es así como se inicio el proyecto del Jardín Botánico Tau Kiani. Una parcela fácil de recorrer en la que podremos observar vegetación herbácea, arbustiva y arbórea.

Colorido y frondoso aspecto del Jardín Botánico Tau Kiani en la Isla de Pascua.

Puedes pinchar aquí para poder ver la ficha que le hicimos a este Jardín Botánico en Turismo Botánico.

Magia, misticidad y misterio a nuestra disposición.

La Isla de Pascua, un lugar lejano pero que merece encarecidamente su visita. Un rincón mágico en medio del Oceano Pacífico que, aunque pueda costar tiempo en llegar, nos sorprenderá con sus rincones, sus moais, y sus lugares naturales.

Paisajes circundantes a Hanga Roa, la capita de la Isla de Pascua.
Paisajes circundantes a Hanga Roa, la capita de la Isla de Pascua.

En la víspera de unas elecciones nacionales, propusimos una jornada de reflexión de lo más original. ¿Qué mejor manera de pensar a quien votar que viendo orquídeas en el Courel? A Rogueira estaba preparada con sus mejores galas para disfrutar de un día único.

Una primavera ¿truncada? en el Courel.

Parecía que el invierno ya había pasado. De hecho, oficialmente ya estabamos en primavera, pero de repente, el tiempo cambiante que nos arrecia, nos trajo unos días de intensas nevadas en el Courel. Aun así, tuvimos la suerte de que el sábado cambió de nuevo el tiempo, y se nos presentaron uns paisajes invernales que nos permitían disfrutar de algunas especies de orquídeas y de la belleza del resto de flora.

Caminos nevados, solanas verdes y umbrías blancas. Sin duda, una jornada de lo más agradable para disfrutar.

Alguno de los participante en la actividad por A Rogueira del pasado 27 de Abril
Algunos de los participantes en la actividad del pasado 27 de Abril entre la nieve de los caminos.

Las orquídeas de A Rogueira.

Y es que si, en uno de los bosques mejores conservados de Europa (según National Geographic), las orquídeas también pueden ser las protagonistas. Si es cierto que las condiciones ambientales previas no fueron las más indicadas, pero sin embargo, pudimos disfrutar de la belleza de sietes especies de orquídeas.

Asistentes observando y disfrutando de la belleza en miniatura de estas orquídeas.
Asistentes observando y disfrutando de la belleza en miniatura de estas orquídeas.

Un auténtico pompón de color rosa nos sorprendió. La belleza de la Orchis italica se interpuso ante nuestros ojos. Dactylorhiza markusii también causó sorpresa ante los ojos de los asistentes. En este caso, sus flores de color amarillento dieron una variedad cromática a la jornada.

Tuvimos la suerte de poder disfrutar de un endemismo cantábrico. Una especie de orquídea que solamente se puede ver en la cornisa norte de la Península Ibérica. Dactylorhiza cantabrica se expuso ante nuestros ojos. Una oportunidad de ver una especie exclusiva de estos territorios de A Rogueira.

De una fisionomía algo diferente, también pudimos observar Aceras anthropophorum con sus flores alineadas de manera vertical hacia el cielo.

Además, también pudimos ver Orchis mascula, Dactylorhiza insularis y Ophrys sphegodes.

La bella Dactylorhiza cantabrica en plena floración para el disfrute de los asistentes :)
La bella Dactylorhiza cantabrica en plena floración para el disfrute de los asistentes 🙂

¿Te apetece un paseo por A Rogueira?

La primavera va a ir a más, y con ello la cantidad de especies que vamos a poder observar. Los paisajes cambiarán, y la nieve invernal se fundirá para nutrir el terreno y favorecer la aparición de colores y formas. A Rogueira en estado puro.

Si os apetece, solamente tenéis que formar un grupo y contactarnos pinchando aquí. A partir de ahí, buscaríamos una fecha que podáis y estaremos encantados de mostraros este hermoso rincón.

Foto final con los aventureros que se decidieron venir a buscar las bellas orquídeas de A Rogueira.
Foto final con los aventureros que se decidieron venir a buscar las bellas orquídeas de A Rogueira.

Sin duda lo más normal al ver la bella flor del Tagetes, es pensar lo bien que quedarían en nuestro jardín. Y en referencia a ello, existen bastantes artículos que describen y nos aconsejan sobre como plantar y cultivar esta preciosa flor. Sin embargo, en el primer post de nuestra #Wikiflora, os queremos hablar de las otras bondades, historias y curiosidades que los Tagetes aguardan tras su preciosa inflorescencia.

Tagetes. Los colores de América.

En la actualidad existen 53 especies de Tagetes aceptadas por la ciencia. La mayoría de ellas provenientes de México, pero otras son nativas del resto del continente americano (Norteamérica y Sudámerica).

Son plantas de carácter herbáceo (anuales o perennes) con pétalos que viran desde amarillos hasta rojo-anaranjados. Muchas de ellas son hierbas aromáticas que tienen sus hojas salpicadas de glándulas.

En su rango nativo, nos podemos encontrar a estas plantas en zonas húmedas. Personalmente no he tenido la suerte de ver estas especies en su tierra, pero imagino que solamente puede sorprender esta flor cuando te la cruces cerca de un arroyo, un humedal o una zona con agua. ¿Sois capaces de imaginarlo? Aunque dentro del listado de especies que se aúnan bajo este género de plantas, sus floraciones pueden llegar a ser muy diversas. Si nos olvidásemos de las variedades genéticas de floraciones múltiples, nos podríamos encontrar con Tagetes de flor amarilla, flor anaranjada, flores poco patentes, etc. Toda una gama de formas y colores.

Composición con fotos de diferentes especies de Tagetes.
Composición con diferentes especies de Tagetes.

El mito de Tages.

Como ya sabemos, el nombre científico de una planta (o de cualquier ser vivo) pueden hacer referencia a características intrínsecas a la planta o al hábitat donde vive. Pero en otros muchos casos, pueden hacer referencias a personas o incluso a mitos. Y ese es el caso de los Tagetes.

Vamos a viajar en el tiempo. Nos movemos a la civilización etrusca. Dentro de su religión, existían diferentes profetas. Uno de ellos era Tages. Se decía que Tages tenía el rostro de un niño, pero la prudencia de un sabio. ¿Quizás vieron algún parecido con las flores de los Tagetes?

Parece ser que un agricultor estaba arando sus tierras y uno de los surcos le salió más profundo de lo normal. De ese surco, de repente surgió Tages. La aparición provocó un gran revuelo, de manera que todas las personas presentes se reunieron y comenzaron a escuchar el discurso de Tages. De dicha lección se escribió todo los fundamentos de la ciencia de la adivinación.

No es fácil encontrar la relación entre el nombre de nuestras protagonistas y el mito etrusco, pero lo que si es cierto es que le aporta un toque místico a estas especies.

Una fuente de recursos contra las plagas.

Pero hablemos de usos. Tanto desde el punto de vista tradicional como el científico, los Tagetes nos han aprovisionado de numerosos usos.

Si empezamos por los aztecas, veían a los Tagetes como una planta sagrada. La utilizaban en ritos religiosos. Tanta importancia tuvo, que la empezaron a conocer como la flor de los muertos. Este uso ha ido pasando las generaciones hasta el punto que, hoy en día, es una de las principales flores que se utilizan en México durante la festividad del Día de los Muertos.

Uso de Tagetes durante la celebración del día de los muertos en México
Flor de Tagetes (Marigolds) durante la celebración del día de los muertos en México. Fuente: http://cerpuimg.pw

Posteriormente, los exploradores españoles y portugueses la descubrieron y la distribuyeron por todas sus colonias llegando incluso a la India. Y es en esta zona donde supieron valorar toda la belleza de esta planta. Es por ello que actualmente se utiliza en guirnaldas y otros adornos nupciales.

En cuanto a usos alimentarios, en América han apreciado el cierto sabor cítrico que las flores de algunas de las especies de Tagetes tienen. Este valor culinario lo tienen sobre todo Tagetes lucida, Tagetes minuta o Tagetes tenuifolia.

Por último, os queremos hablar de otras aplicaciones que puede ser muy útil para vuestros jardines. Empecemos por sus raíces. Esa parte de los Tagetes es capaz de exudar una serie de compuestos que actúan contra ciertos nemátodos perjudiciales para estas y otras plantas. Además, de las hojas de Tagetes minuta se han obtenido compuestos con actividad antimicrobiana. Y por otro lado, a la especie Tagetes patula se le ha extraído un aceite esencial con actividad insecticida contra tres especies de mosquitos.

Tagetes: Mucho más que belleza.

Quizás podamos ver a los Tagetes como “simples” flores bonitas. Pero nada de eso. Confíamos que después de leer este post, veamos estas bellas flores como las veían en ciertas culturas antiguas. Como unas plantas que nos van a poder ser útiles y que si las investigamos más, no sabemos hasta donde podrán llegar sus bondades.

Tagetes en el Arboretum de Dallas.
Conjunto de Targetes en el Arboretum de Dallas. Año 2016.

Referencias.

Dharmagadda, V.S.S., Naik, S.N., Mittal, P.K., Vasudevan, P. 2005 Larvicidal activity of Tagetes patula essential oil against three mosquito species. Bioresource Technology 96(11): 1235-1240

Tereschuska, M.L., Riera, M.V.Q., Castro, G.R., Abdala, L.R. 1997. Antimicrobial activity of flavonoids from leaves of Tagetes minuta. Journal of Ethnopharmacology 56 (3): 227-232

Vasudevan, P., Kashyap, S., Sharma, S. 1997. Tagetes: A multipurpose plant. Bioresource Technology 62(1-2): 29-35