El Jardín Botánico Marimurtra

Ubicado a las afueras de Blanes (Girona), después de conducir por sus sinuosas calles a través de numerosas curvas y una larga subida, se encuentra un auténtico deleite para todo amante de la naturaleza y las plantas, el Jardín Botánico Marimurtra. Este jardín cuenta con una cuidada colección de especies provenientes de todo el mundo, para algunos la mejor colección botánica mediterránea de Europa, perfectamente integrada en el escarpado paisaje de los acantilados, ofreciendo además, unas espectaculares e inolvidables vistas de la Costa Brava y el mar Mediterráneo.

Vista de los acantilados desde el Jardín Botánico Marimurtra. (Fuente: Walter Medina)

Unos jardines con historia

El jardín tiene su origen gracias a Karl Faust, botánico alemán y exitoso hombre de negocios, el cual compró terrenos en Blanes en 1918 debido a sus grandes deseos de realizar su proyecto personal de proteger y estudiar la naturaleza. Fue en el año 1924 cuando dejó su actividad empresarial para a dedicarse plenamente a la formación del jardín.

Karl Faust (Fuente: Revista Mètode)

Para este menester, Faust contó con la asesoría de renombrados científicos europeos como Josias Braun Blanquet, Hans Kräinz, Eric Ragnor Sventenius, Carlos Pau, José Cuatrecasas Arumí, y especialmente, Pius Font i Quer, prestigioso botánico catalán con el cual fundó la fundación Karl Faust, fundación privada con la misión de gestionar los jardines e incentivar la investigación científica.
Desde sus inicios el jardín estaba cerrado a visitantes, y no fue hasta el momento de la muerte de Faust en 1951, cuando la administración del Jardín de Marimurtra pasó a manos de la fundación Karl Faust, la cual decidió abrir los jardines al público para divulgar el trabajo realizado hasta el momento y compartir la singular belleza del sueño de Faust.

Marimurtra
Espectacular integración del paisaje en la estética y arquitectura de los jardines. (Fuente: Walter Medina)

Organización: la clave del éxito

Cualquier visitante a los jardines se verá inmerso en un edén con más de 4000 especies vegetales provenientes de los más recónditos rincones del globo. Desde cactáceas y suculentas de Centroamérica y Sudáfrica, respectivamente, hasta gigantescas araucarias (Araucaria bidwilii, A.araucana) y palmas de vino (Jubaea chilensis) procedentes del hemisferio sur, las más altas de Europa. Asimismo, el Jardín Botánico Marimurtra cuenta con una cuidada selección de bromeliáceas, plantas aromáticas, cicadàceas, palmeras y mucho más.

Un auténtico paraíso que os animamos a descubrir. Viajar hasta Blanes bien merece la pena por disfrutar de este rincón.

Los Jardines Botánicos de todo el mundo han ido evolucionando desde su creación. Muchos de ellos comenzaron como meras colecciones de plantas de la clase adinerada o como probaturas para comprobar el grado de aclimatación de ciertas especies al clima de una región determinada. Existe un denominador común en muchos de ellos que viene dado por haber presentado algún periodo de decadencia. En muchos casos esto fue el desencadenante para un resurgir con más fuerza.

Jardines Botánicos, la gran esperanza

Un estudio publicado meses atrás en la revista Nature Plants, describió el papel que hoy en día tenían los Jardines Botánicos del mundo en la conservación de especies amenazadas. Una de cada cinco especies de plantas se encuentra en grave riesgo de amenaza. A la misma vez, en el primer estudio detallado que se ha hecho de las plantas crecidas en Jardines Botánicos, se detallaron más de 100.000 especies. Lo cierto es que no siempre los esfuerzos se centran en las plantas amenazadas.

Observando este directorio de especies se vio que las plantas tropicales están poco representadas en los Jardines, pero mucho menos lo están las plantas primitivas como líquenes o musgos. De esta manera, este estudio ha identificado claras debilidades en las colecciones botánicas de más de 1.000 instituciones.

Jardines Botánicos
Espacio dedicado a las plantas de turbera en el Jardín Botánico Atlántico de Gijón.

 

Los Jardines Botánicos de cada hemisferio

Muchos de los Jardines del mundo se encuentran en el hemisferio norte. Las posibilidades de cultivar y mantener plantas tropicales en este hemisferio son bajas y en muchos casos han de ayudarse de invernaderos y umbráculos para su preservación. Estas plantas tropicales crecen mucho mejor en el hemisferio sur, pero en muchos de estos países, las posibilidades de poder crear un Jardín Botánico son mucho menores.

Por otro lado, solamente el 10% de las colecciones globales está dedicado a las plantas amenazadas, por lo que el estudio sugiere que los Jardines Botánicos deberían hacer un esfuerzo mayor por mantener y preservar colecciones de estas plantas en peligro. Sin embargo, la elevada aceptación que estos lugares tienen (con más de 500 millones de visitantes al año), los convierten en la mayor esperanza que estas especies en peligro tienen. Y no solamente por el simple hecho de tener las colecciones, sino también por el valor educativo que tienen de cara a las generaciones venideras.

En España tenemos una colección de Jardines Botánicos bastante bien representada, pero en muchos casos bastante desconocida. De los más de 100 lugares que hemos podido visitar, no son tantos los que de verdad presentan una apuesta clara por la conservación, educación e investigación. Los Jardines Botánicos españoles tendrían que ir más allá del valor expositivo y transformarse en una herramienta eficaz de conservación.

El primer paso es que estos jardines aumenten aun más su número de visitantes. Que se vea el trasfondo que estos lugares tienen, además de ser el marco ideal de infinidad de fotos de perfil en redes sociales. Échale un ojo a todos estos espacios en nuestra guía.

Vemos a niños jugar en piscinas de pelotas, otros pequeños se entretienen con las aplicaciones de teléfonos móviles, algunos hermanos corretean al interior de una casa…

Vivimos en ciudades caóticas. Nuestras vidas parecen ir al ritmo de la inmediatez. Pero en medio de las grandes urbes, aún sobreviven espacios verdes de bienestar. Nos sentamos en el parque y vemos como el viento acaricia nuestro rostro y mueve las hojas apaciblemente. Caminamos por los senderos y admiramos las plantas que nos rodean. Nos envuelven sus aromas. Pero… Un momento ¿Realmente los hacemos o sólo es una visión idílica de lo que no vivimos?

Nos situamos cerca de la ciudad de Osaka, en concreto en una de sus ciudades dormitorio, Neyagawa. En la estación de tren de esta localidad, un Alcanforero (Cinnamomum camphora) resiste valiente el paso de los años. Más de 700 años en pie. Mientras tanto, la civilización ha ido desarrollando sus infraestructuras. El resultado ha sido un impresionante árbol dentro de una estación de tren en medio de la urbe, la muchedumbre y la polución. Sin duda, merece dedicarle un espacio en la sección de #conociendoespecies.

Post escrito por Walter Medina. Le damos la bienvenida y esperamos que colabore con más textos.

Verano de 2017, temporada de huracanes en el Caribe. El último de los huracanes en debutar en los telediarios de todo el mundo ha sido Irma. Tras pasar por diversas islas del Caribe toca tierra en Florida. Los medios hacen eco del desastre en la ciudad de Miami. Entre las diversas imágenes, se puede observar cómo el poder del huracán de categoría 5 es capaz de destruir la totalidad de los tejados de varios edificios así como inundar toda la zona costera. Y es que con sus vientos de más de 300 km/h Irma ha hecho gala de su poder devastador.

Fue en el año 1964 cuando un geólogo norteamericano mató sin saber al árbol más viejo del mundo. El científico se hallaba en el estado de Nevada (EEUU) con el fin de desgranar la historia geológica del lugar. Para ello, se ayudó de los árboles más longevos que veía (Pinus longaeva), a los cuales les sacaba muestras mediante un perforador para contar los anillos de crecimiento. Tan mala suerte tuvo que en un individuo, el perforador se le atascó. La única solución para poder recuperar el aparato, era talar el árbol.

Comienza Septiembre. El mes más proclive para que sea la vuelta al trabajo de muchos. El verano se va terminando. Los días cada vez se acortan más y pareciera que entráramos en una fase de nostalgia y decaimiento. ¡Pues no! Es el momento de empezar de nuevo con fuerzas, y las plantas tienen mucho que decir en esto. Así de primeras, os dejamos 5 flores que os van a ayudar a afrontar la vuelta al trabajo por su belleza, rareza u originalidad.

Después de empaparme de su historia, de fotografiar todos sus monumentos, y de intentar sobrevivir económicamente en París, ahí estaba yo. Aun aturdido e impactado por lo ocurrido en Barcelona, me encontraba ante la entrada del Jardin des Plantes. Enfrente mía, un gran espacio abierto dentro del entramado urbano de la gran ciudad. Un lugar donde han refugiado a miles y miles de especies vegetales de todo el mundo. Un espacio donde el silencio gana con creces al tumulto de la capital francesa.

Hasta ahora, la evolución de las flores era un enigma del que se tenían varias teorías, pero ninguna de ellas se podía proponer como la solución. Recientemente, investigadores europeos proponen que todas las angiospermas proceden de un único antepasado. Una primera flor que sirvió de espejo en el que mirarse para el resto, y que ha conllevado que las angiospermas dominen la tierra. Este artículo ha sido publicado en la revista Nature, y ha supuesto un vuelco total a las teorías de la evolución floral.