El género Carlina y sus historias- Wikiflora

Mitos, leyendas, historias,… Las plantas están repletos de ellas, las especies del género Carlina no lo son menos. Y es que una plantita pequeña, a veces pinchosa y con flores amarillas a veces no tan vistosas, no estan exentas de que el ser humano no se diera cuenta de los beneficios y bondades que aguardaba. Es por eso que la #Wikiflora de este mes se la dedicamos al género Carlina.

Las flores (o conjunto de flores) de Carlina vulgaris.
Las flores (o conjunto de flores) de Carlina vulgaris.

La Carlina, mediterráneas y bondadosas.

Ajonjeros, carrasquillas, carlinas o carpazos. Muchas son las maneras de llamar a estas plantas herbáceas que rara vez superan los 70 cms de altura y pertenecientes a la familia de las Compuestas. Por este motivo, lo que aparentan ser sus flores blanco-anaranjadas-amarillentas, en realidad son miles de ellas que conforman una sola. Como ya hemos dicho, en algunas especies sus pinchos pueden no hacerla tan apetecible para su recolección.

Plantas mediterráneas en su mayoría que están adaptadas a poblar pastos, bordes de caminos e incluso zonas dunares. Se le consideran plantas melíferas siendo muy apetecibles para las abejas. De igual manera, algunas de ellas como Carlina vulgaris (Carlina de Monte) han alcanzado el continente americano considerándose como invasora en EEUU.

Carlina acanthifolia siendo polinizada.
Carlina acanthifolia siendo polinizada.

Algunas de sus propiedades.

Antes de hablar de los valores para el ser humano, decir que tienen su importancia para el ecosistema. Por ejemplo, la misma Carlina vulgaris sirve como alimento para algunas larvas como las de algunas polillas. Otra especie como Carlina acaulis (Carlina angelica) tiene propiedades de tipo diuréticas, antibióticas, y para mejorar el apetito antes de las comidas. Pero es una planta que puede tener cierta toxicidad por lo que hay que moderar su uso y limitarlo a cantidades pequeñas. La mayoría de preparaciones se hacen con sus raíces, pudiendo hacerse en infusión o incluso mezclando con vino blanco. En algunas partes del norte del Mar Mediterráneo se usan como verdura y se añaden a la ensalada

Pero, ¿de dónde viene lo de Carlina?

Pues hay varias teorías, pero sin duda una de ellas da más ganas de que sea la real. Según Linneo, es un género dedicado a Carlos V de España. Otros botanicos apuntan a que proviene de la palabra cardunculos, que sería un diminutivo de cardo. Sin embargo, un herborista antiguo (de los más antiguos), Jacob Theodor de Bergzabern, permitió que a nuestros días llegue la siguiente historia.
Nos tenemos que imaginar al ejército de Carlo Magno cerca de las puertas de Roma. En esos momentos antes de la batalla, que imagino que deben ser tensos, una plaga afectó a todos los soldados. Sin duda un contratiempo que iba a suponer la pérdida de la batalla. Esa noche Carlo Magno se retiraría a sus aposentos con la preocupación propia del problema en cuestión. Durante esa noche, un ángel se le apareció en los sueños mostrándole una Carlina acaulis (que no se llamaría así en tal ocasión) como la vital solución. A la mañana siguiente, Carlo Magno ordenó recolectar dicha planta y consiguió curar a su ejército. A partir de ahí, sea lo que fuera lo que le pasará en la batalla, gracias a esta Carlina ya no se podía decir que fuera por culpa de la enfermedad.

Carlina acaulis en flor, "culpable" del nombre del género gracias a Carlo Magno.
Carlina acaulis en flor, “culpable” del nombre del género gracias a Carlo Magno.

Con tal historia en el imaginario popular, estaba claro que a la hora de describir este género, había que dedicárselo a Carlo Magno, y así parece que fue (al menos, esa es la historia que quiero pensar que fue la real).

Acerca de nosotros

client-photo-1
Víctor Zapata

Comentarios

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.