El género jacaranda lo componen árboles o arbustos originarios del Caribe, Centro y Sudamérica que requieren de  mucho sol y de un tipo de suelo rico en materia orgánica y con buen drenaje. En la actualidad, se reconocen 49 especies que pueden alcanzar desde los 2 a los 30 metros de altura.

Estas especies son llamativas porque la mayoría de ellas luce delicadas flores en forma de trompetas de tonalidades en su mayoría color violeta, aunque también hay especies con flores blancas y de color rosa. Desde el punto de vista ornamental, la especie Jacaranda mimosifolia es la más ampliamente usada.

Pon una Jacaranda en tu vida.

Aunque las jacarandas en las ciudades suelen ser una planta de amores u odios (¿qué bonitas flores? o ¡como se pegan las flores en los zapatos!), por la gran cantidad de flores que producen, lo que generalmente desconocemos es que estas plantas no son solo de uso ornamental. Las jacarandas tienen compuestos con demostrados usos farmacológicos. Estas plantas han sido empleadas en el tratamiento de enfermedades tropicales, problemas de la piel, infecciones venéreas e incluso resfriados, reumatismos y desórdenes gastrointestinales.

Paseo de Jacarandas en flor.
Paseo de Jacarandas en flor.

La importancia económica de esta especie radica en su rápido crecimiento y la fácil comercialización de su madera, la cual es usada para ebanistería y para la producción de pulpa para papel. Sus frutos también son ampliamente utilizados en la elaboración de artesanías.

Artesanías hechas con los frutos de Jacaranda. Imágenes de Joyarte Accesorios.
Artesanías hechas con los frutos de Jacaranda. Imágenes de Joyarte Accesorios.

La biología y ecología de las Jacarandas.

Las jacarandas son árboles caducifolios que suelen tener uno o dos periodos de exuberantes floraciones al año. Su producción de frutos ocurre frecuentemente una vez al año y son unos árboles muy prematuros, algunas especies pueden comenzar a florecer entre el primer y el segundo año de vida. Sus frutos son cápsulas aplanadas lignificadas que asemejan hojas secas y que al abrirse contienen semillas hialinas voladoras. En sus hábitats de origen, las flores son fuentes de néctar para aves e insectos.

 Estos frutos suelen abrirse solos, pero si los intentáis abrir vosotr@s, veréis que son extremadamente duros. Sin embargo, en sus zonas de origen, existen especies de Loros con un pico tan fuerte que son capaces de abrirlos.

Especie de Periquito Verde (Brotogeris tirica) en una rama de Jacaranda. Foto de Claudia Komesu.
Especie de Periquito Verde (Brotogeris tirica) en una rama de Jacaranda. Foto de Claudia Komesu.

Al nombre de Jacaranda o Jacarandá se le asocian diferentes significados. Por ejemplo, Jacaranda en guaraní significa madera dura. Sin embargo, este nombre común también podría derivar del de una población del estado brasileño de Bahía llamada Jacarancy. Adicionalmente, la palabra Jacaranda podría tener relación con la palabra “yacaranda” que, al parecer, es un término portugués que significa “olor fuerte”.

La Jacaranda y la lírica.

Las jacarandas se mencionan con mucha frecuencia en canciones y textos literarios del continente americano. De hecho existe una curiosa historia de una canción compuesta por el poeta mexicano Mario Molina Montes, la cual parece que fue inspirada en la actriz Elizabeth Taylor y que relacionó el color de las flores de las Jacarandas con el de los ojos de esta bella mujer.

“Te quiero por bonita y por tu cara extraña

Te quiero por tus ojos de jacaranda en flor…”

Por su parte, el escritor mexicano Alberto Ruy-Sánchez relató:

“La flor de la Jacaranda es una copa sonriente, algo torcida, como un beso que se vuelve mordida”.

Las jacarandas también se conocen con otros nombres como Gualandayes o Tarcos, y los tapices florales han inspirado canciones como “Cámbulos y Gualandayes” del colombiano Carlos del Valle:

Rojos se ponen los cámbulos,

azules los gualandayes

son orgullo de la tierra,

son la alegría del paisaje,

todos harán con sus flores alfombra para que pases”.

Y sinceramente, podríamos escribir bastantes más anécdotas y curiosidades de estos preciosos árboles, pero… mejor nos las guardamos para nuestros paseos por jardines 😉

Pero la verdad es que ni uno ni lo otro….. o si. El Ricino (Ricinus communis) es una planta que recibe una gran cantidad de nombres (además del ya dicho) como bafureura, catapucía, cherva, higuereta, palma de Cristo, etc. Pero, ¿por qué se le llama también Higuera del Infierno? Este mes, dentro de nuestra #Wikiflora, os queremos presentar a esta planta. El Ricino.

Una “Higuera” sin higos.

El Ricino es un arbusto que tiene un tallo bastante grueso, pero eso no significa que sea duro y resistente sino que el tallo está hueco por dentro. Ese es uno de los aspectos curiosos de esta planta. Las hojas pueden tornar a un color purpúreo que se suele cubrir de un polvo blanco (parecido a una cera) que si se frota se desprende.

Sus hojas son bastante grandes y tienen entre 5 y 9 lóbulos. Los bordes tienen unos pequeños dientes y se unen a los tallos por un pedúnculo que está en la parte inferior de la hoja. De esta manera, si miramos las hojas desde arriba, habrá gente que les pueda parecer a la hoja de una higuera (aunque también habrá gente que le pueda parecer la hoja de otra planta).

Hojas que bien podrían parecerse a una higuera.... o incluso a otra planta. Foto: riomoros.com
Hojas del Ricino que bien podrían parecerse a una higuera…. o incluso a otra planta. Foto: riomoros.com

Lo espectacular de sus frutos.

El Ricino pertenece a la familia de las Euphorbias. Esta familia es un rara avis dentro del mundo vegetal. Tanto es así que ha necesitado en muchos casos de botánicos expertos para su desarrollo. Y esto viene dado porque sus flores son bastante diferentes a las del resto de familias vegetales. Pero no es en las flores donde quiero que nos fijemos, sino en sus frutos.

Flores del ricino y frutos que están comenzando a formarse. Foto: Wikimedia Commons
Flores del ricino y frutos que están comenzando a formarse. Foto: Wikimedia Commons

Cuando observamos un fruto de Ricino, vemos que son unas estructuras globosas con abundantes púas como si de un erizo se tratase. Estos frutos contienen 3 cavidades con una semilla cada una de ellas. Los frutos al madurar tornan a un colo rojizo. Es decir, al final de los tallos, nos encontramos con un conjunto de frutos con púas de color rojo. Se puede entender entonces su relación con el infierno ¿no?

Frutos madurando de Ricino. Con sus púas erizadas y su espectacular rojo.
Frutos madurando de Ricino. Con sus púas erizadas y su espectacular rojo.

Y dentro de los frutos del Ricino, unas bellísimas semillas.

Cuando los frutos se secan, empiezan a abrirse y de su interior aparecen una semillas ornamentadas suuuuuuper bonitas. De hecho, si nunca las has visto, es esperable que te sorprendas. Pareciera que una artista llamada naturaleza las hubiera pintado con unas tonalidades marrones que resultan unas formas abstractas y armónicas de gran belleza.

Tanto es así que cuando decidí crear las postales de la colección Artistic Seeds, tenía claro que las semillas del Ricino tenían que ser una de las componentes de la colección. Pincha aquí si quieres hacerte con una de estas postales 🙂

Postal dedicada al Ricino donde se puede observar la belleza de la ornamentación de sus semillas.
Postal dedicada al Ricino donde se puede observar la belleza de la ornamentación de sus semillas.

Orígenes y usos del Ricino.

Los orígenes del Ricino no están claros. Actualmente se ha naturalizado en casi todas las regiones cálidas del globo terráqueo. Es probable que provenga del noreste de África o de Oriente Medio. Lo que si está claro es que ha sido capaz de aparecer, ya sea cultivado o naturalizado, en muchos lugares, incluso en islas pequeñas.

Claro, tanto tiempo conviviendo con el ser humano ha servido para que hayamos podido conocerlo bien y saber que partes del Ricino podrían tener alguna utilidad. Y ahí voy a exponerlas.

Preciosa ornamentación de las semillas de las que tantos usos se pueden extraer. Foto: sertox.com.ar
Preciosa ornamentación de las semillas de Ricino de las que tantos usos se pueden extraer. Foto: sertox.com.ar

Más bien, comenzaré con el no uso. Sus semillas, aunque muy bonitas, son extremadamente tóxicas ya que contienen una albúmina que es la ricina, y que en niños puede tener consecuencias fatales. Sin embargo, del tratamiento de sus semillas si que se obtiene el famoso aceite de ricino. Este ha sido (y es) un excepcional purgante. Muchos niños del siglo pasado han tenido que soportar su horroroso sabor (que provocaba nauseas) con el fin de “limpiarse” por dentro.

El antiguo Aceite de Ricino. Foto: todocolección.net
El antiguo Aceite de Ricino. Foto: todocolección.net

En la actualidad han sabido sacarle más usos como por ejemplo sus aplicaciones para la industria de la pintura y los barnices. Incluso también para la fabricación de lubricantes utilizados en motores de aviones y en líquidos de frenos. Ocasionalmente también se ha empleado como aceite para freír y antiguamente en el alumbrado.

Y cuanta razón tiene :)
Y cuanta razón tiene 🙂

Después de exponer todas las características de esta planta, dejo a elección de cada uno si está bien puesto ese nombre de “Higuera del diablo”.

19192. Posiblemente fuera de contexto, este sea un número que no nos diga nada. Sin embargo, se le damos dimensión (hectáreas), estaríamos referiéndonos al tamaño protegido que han tenido numerosas especies de flora y fauna para convivir, subsistir y desarrollarse en el suroeste de la provincia de Albacete, gracias a la acción incesante del río Mundo.

Aspecto de los montes calizos que custodian al río Mundo. Foto: Álvaro García Valero
Aspecto de los montes calizos que custodian al río Mundo. Foto: Álvaro García Valero.

Ante nosotros, una mole caliza. Un vasto terreno que sirvió de refugio ante las glaciaciones, y con una serie de microclimas (tanto por encima como por debajo de la tierra) que han permitido el mantenimiento de varios endemismos exclusivos de este espacio protegido. Por si alguien no sabe ya de donde estamos hablando, nos referimos al Parque Natural de los calares del Mundo y de la Sima. Y es que dentro del planeta Tierra, sin duda este es el Mundo que nos interesa en este post.

La geología como co-protagonista en el río Mundo.

Los materiales carbonatados son los que ocupan la mayor extensión, y estos materiales son los “culpables” de muchos de los atractivos turísticos de este lugar. Grandes mesetas en las partes altas ayudan a que la acción erosiva del agua haga de las suyas, y así nos presente lugares tan emblemáticos como “Los Chorros del río Mundo”. Todo ello es posible gracias a los procesos de karstificación….. Ups, perdón por la palabra. En resumidas cuentas, este proceso nos habla de lugares bajo la tierra con materiales fáciles de disolver, que resultan cuevas, cavidades, conductos, etc.

Todo esto, unido a una geología compleja, ha aumentado las posibilidades para los seres vivos creando espacios muy cercanos pero muy diferentes.

Las formaciones geológicas son un atractivo de los más importantes del Parque. Foto: Álvaro García Valero.
Las formaciones geológicas son un atractivo de los más importantes del Parque. Foto: Álvaro García Valero.

Un lugar que ha llamado la atención desde siempre.

Centrándonos en la flora, el Parque ha despertado la curiosidad de botánicos y expertos desde muchos siglos atrás, aunque es cierto que fue a partir del siglo XIX cuando de las exploraciones fueron más fructíferas, así como también se incrementó el número de visitantes.

De todos los grupos florales, sin duda las orquídeas pueden ser las más importantes del Parque, y hablar de ellas daría para escribir varios post. No queremos que se entienda como un acto de gandulería, pero en esta ocasión, nos vamos a dedicar a hablar de otra especie que, aunque no es exclusiva de este lugar, las dimensiones de sus poblaciones en el Parque le valieron parte de su nombre científico.

Dentro del amplio catálogo florístico, nos permitimos el lujo de hablar de una pequeña planta de simpático nombre y a la que le queremos dedicar esta pequeña sección de la #Wikiflora. La Pinguicula mundi.

Ejemplar de Pinguicula mundi florecido. Foto: Álvaro García Valero.
Ejemplar de Pinguicula mundi florecido. Foto: Álvaro García Valero.

En las paredes de los Chorros.

A menudo, los visitantes a Los Chorros del Río Mundo elevan la vista para disfrutar de la caída del agua y fotografiar la exuberante naturaleza que alberga este nacimiento de agua. Si bajamos la cabeza y miramos las rocas por las que el agua escurre, en primavera podríamos ver unas pequeñas florecitas blanco-violetas que no son muy llamativas, pero intentaremos que lo sean tras hablar de ellas.

Si, se trata de la Pinguicula mundi (por el río Mundo). Una planta herbácea que vive en zonas donde el agua escurre, y que por lo tanto, son zonas donde normalmente los nutrientes son lavados. Eso quiere decir que a priori, cualquier planta tendría un déficit de alimentos. ¿Cómo se puede solucionar esto? Nosotros buscaríamos la comida en otro lugar, pero esta planta ha preferido adaptarse a las condiciones y “volverse carnívora”. Si si, estamos ante una planta carnívora. Muchos insectos se ven atraídos por sus colores, y por el brillo de sus hojas cuando el agua cae sobre ellas, y al posarse, la planta dispone de una sustancia viscosa en sus pelos foliares que atrapa a dicho insecto. Cuanto más lucha, más atrapado se queda. A partir de ahí, los encimas digestivos de la planta hacen el resto. Fascinante ¿no?

Además, la flor es realmente bonita. Una belleza mediterránea que se nos presenta a pequeña escala, pero que convierte a la Pinguicula mundi en una preciosa superviviente.

Pared rezumante con numerosos ejemplares de Pinguicula mundi. Foto: Álvaro Ruiz Valero.
Pared rezumante con numerosos ejemplares de Pinguicula mundi. Foto: Álvaro García Valero.

Si tras este post, hemos conseguido que la próxima vez que visitéis los Chorros del río Mundo, gastéis 5 minutos de vuestra visita en buscar a esta curiosa planta es sus paredes, nos damos completamente por satisfechos. Si queréis hacerla con nosotros, mira nuestras opciones en Nuestras Rutas.

Sin duda lo más normal al ver la bella flor del Tagetes, es pensar lo bien que quedarían en nuestro jardín. Y en referencia a ello, existen bastantes artículos que describen y nos aconsejan sobre como plantar y cultivar esta preciosa flor. Sin embargo, en el primer post de nuestra #Wikiflora, os queremos hablar de las otras bondades, historias y curiosidades que los Tagetes aguardan tras su preciosa inflorescencia.

Tagetes. Los colores de América.

En la actualidad existen 53 especies de Tagetes aceptadas por la ciencia. La mayoría de ellas provenientes de México, pero otras son nativas del resto del continente americano (Norteamérica y Sudámerica).

Son plantas de carácter herbáceo (anuales o perennes) con pétalos que viran desde amarillos hasta rojo-anaranjados. Muchas de ellas son hierbas aromáticas que tienen sus hojas salpicadas de glándulas.

En su rango nativo, nos podemos encontrar a estas plantas en zonas húmedas. Personalmente no he tenido la suerte de ver estas especies en su tierra, pero imagino que solamente puede sorprender esta flor cuando te la cruces cerca de un arroyo, un humedal o una zona con agua. ¿Sois capaces de imaginarlo? Aunque dentro del listado de especies que se aúnan bajo este género de plantas, sus floraciones pueden llegar a ser muy diversas. Si nos olvidásemos de las variedades genéticas de floraciones múltiples, nos podríamos encontrar con Tagetes de flor amarilla, flor anaranjada, flores poco patentes, etc. Toda una gama de formas y colores.

Composición con fotos de diferentes especies de Tagetes.
Composición con diferentes especies de Tagetes.

El mito de Tages.

Como ya sabemos, el nombre científico de una planta (o de cualquier ser vivo) pueden hacer referencia a características intrínsecas a la planta o al hábitat donde vive. Pero en otros muchos casos, pueden hacer referencias a personas o incluso a mitos. Y ese es el caso de los Tagetes.

Vamos a viajar en el tiempo. Nos movemos a la civilización etrusca. Dentro de su religión, existían diferentes profetas. Uno de ellos era Tages. Se decía que Tages tenía el rostro de un niño, pero la prudencia de un sabio. ¿Quizás vieron algún parecido con las flores de los Tagetes?

Parece ser que un agricultor estaba arando sus tierras y uno de los surcos le salió más profundo de lo normal. De ese surco, de repente surgió Tages. La aparición provocó un gran revuelo, de manera que todas las personas presentes se reunieron y comenzaron a escuchar el discurso de Tages. De dicha lección se escribió todo los fundamentos de la ciencia de la adivinación.

No es fácil encontrar la relación entre el nombre de nuestras protagonistas y el mito etrusco, pero lo que si es cierto es que le aporta un toque místico a estas especies.

Una fuente de recursos contra las plagas.

Pero hablemos de usos. Tanto desde el punto de vista tradicional como el científico, los Tagetes nos han aprovisionado de numerosos usos.

Si empezamos por los aztecas, veían a los Tagetes como una planta sagrada. La utilizaban en ritos religiosos. Tanta importancia tuvo, que la empezaron a conocer como la flor de los muertos. Este uso ha ido pasando las generaciones hasta el punto que, hoy en día, es una de las principales flores que se utilizan en México durante la festividad del Día de los Muertos.

Uso de Tagetes durante la celebración del día de los muertos en México
Flor de Tagetes (Marigolds) durante la celebración del día de los muertos en México. Fuente: http://cerpuimg.pw

Posteriormente, los exploradores españoles y portugueses la descubrieron y la distribuyeron por todas sus colonias llegando incluso a la India. Y es en esta zona donde supieron valorar toda la belleza de esta planta. Es por ello que actualmente se utiliza en guirnaldas y otros adornos nupciales.

En cuanto a usos alimentarios, en América han apreciado el cierto sabor cítrico que las flores de algunas de las especies de Tagetes tienen. Este valor culinario lo tienen sobre todo Tagetes lucida, Tagetes minuta o Tagetes tenuifolia.

Por último, os queremos hablar de otras aplicaciones que puede ser muy útil para vuestros jardines. Empecemos por sus raíces. Esa parte de los Tagetes es capaz de exudar una serie de compuestos que actúan contra ciertos nemátodos perjudiciales para estas y otras plantas. Además, de las hojas de Tagetes minuta se han obtenido compuestos con actividad antimicrobiana. Y por otro lado, a la especie Tagetes patula se le ha extraído un aceite esencial con actividad insecticida contra tres especies de mosquitos.

Tagetes: Mucho más que belleza.

Quizás podamos ver a los Tagetes como “simples” flores bonitas. Pero nada de eso. Confíamos que después de leer este post, veamos estas bellas flores como las veían en ciertas culturas antiguas. Como unas plantas que nos van a poder ser útiles y que si las investigamos más, no sabemos hasta donde podrán llegar sus bondades.

Tagetes en el Arboretum de Dallas.
Conjunto de Targetes en el Arboretum de Dallas. Año 2016.

Referencias.

Dharmagadda, V.S.S., Naik, S.N., Mittal, P.K., Vasudevan, P. 2005 Larvicidal activity of Tagetes patula essential oil against three mosquito species. Bioresource Technology 96(11): 1235-1240

Tereschuska, M.L., Riera, M.V.Q., Castro, G.R., Abdala, L.R. 1997. Antimicrobial activity of flavonoids from leaves of Tagetes minuta. Journal of Ethnopharmacology 56 (3): 227-232

Vasudevan, P., Kashyap, S., Sharma, S. 1997. Tagetes: A multipurpose plant. Bioresource Technology 62(1-2): 29-35