Isla de Pascua, historia de una defoliación

Misteriosa, mágica, aventurera, mística, … Posiblemente podríamos adjetivar la Isla de Pascua con infinidad de términos. Es un lugar en medio de la inmensidad del Oceano Pacífico perteneciente a Chile pero que, por el contrario, se encuentra a casi 5 horas de avión del continente. Una isla de pequeñas dimensiones que concentran cultura, historias, anécdotas, etc. En el siguiente post de Ecoturismo por el Mundo, os querremos hablar de la naturaleza superviviente que queda en la isla.

Desde que el avión aterriza cerca de Hanga Roa, ya se atisban unos paisajes que nos empiezan a sorprender. Pero…. ¿no hay muchos árboles?

La vegetación herbácea, la protagonista de la flora de Isla de Pascua.

Posiblemente, cuando se piensa en la Isla de Pascua se pueden pensar en paisajes polinésicos de palmeras en la playa y bosques a baja altura. Lo cierto es que la ocupación de la isla por el ser humano desde tiempos incalculables han llevado consigo un aprovechamiento de los recursos naturales nativos poco sostenible. Los restos de vegetación arbórea que podemos encontrar en la actualidad se relaciona más con repoblaciones “modernas” que con la persistencia de vegetación nativa. Es por ello que ésta se concentra sobre todo en el grupo de la vegetación herbácea.

El verde la vegetación herbácea brilla cuando el sol del atardecer en Isla de Pascua la ilumina.
El verde la vegetación herbácea brilla cuando el sol del atardecer en Isla de Pascua la ilumina.

Los volcanes diversifican los paisajes.

Es posible que podamos pensar que un volcán tendría que ser una elevación de gran altitud con un crater en su parte superior. Pero a veces, como pasa en Isla de Pascua, el crater puede haberse visto reducido en altura y queda como un agujero a no tanta altitud que esconde agua en su interior.

El Rano Kau es el más cercano a la capital. La vegetación crece en sus aguas, el yacimiento arqueológico Orongo lo custodia y el oceano Pacífico lo bordea. Una parada obligada en nuestro descubrimiento de la isla.

El crater del volcán Rano Kau dispuesto a sorprender a los visitantes.
El cráter del volcán Rano Kau dispuesto a sorprender a los visitantes.

Pero además de este y del volcán Paukatike, el punto más alto de la isla lo da el volcán Ma´unga Terevaka. El más joven de los tres, pero el más grande. Su cono irregular ocupa gran parte de la isla. Merece mucho la pena subir a visitar su cráter. Una laguna que permite la aparición de otras especies vegetales (en muchos casos gramíneas).

Laguna formada en lo alto del volcán Ma´unga Terevaka.
Laguna formada en lo alto del volcán Ma´unga Terevaka.

La magia de los Moais de Isla de Pascua.

¿Cuál es el icono de la Isla de Pascua? Sin duda, la imagen que a todos se nos viene a la cabeza. Los moais. Esas figuras misteriosas de origen desconocido que pueblan la isla. Más de 40 conjuntos de figuras en diferente estado de conservación, que le dan el toque mágico a la isla. Desde su tallado y escultura (que se pueden observar en la cantera), hasta su instalación. Todo tiene un toque místico que se engrandece durante la salida y la puestas del sol.

Moai a medio extraer del terreno de la Isla de Pascua.
Moai a medio extraer del terreno de la Isla de Pascua.

Pero es en el este de la isla donde tenemos quizás la concentración de Moais más espectacular. Con el nombre de Ahu Tongariki, es altamente recomendable visitarlos al amanecer. Os aseguramos que el madrugón valdrá la pena (si el cielo no está nublado).

Moais del Ahu Tongariki al atardecer (a mi me pillaron nubes cuando fui a verlos al amanecer)
Moais del Ahu Tongariki al atardecer (a mi me pillaron nubes cuando fui a verlos al amanecer)

Tau Kiani, donde encontrar la vegetación nativa polinésica.

Pero entonces, ¿cuál es el mejor sitio donde disfrutar de la vegetación de la Isla de Pascua?

Corría el año 2009 cuando Carlos Poblete decidió crear un sitio en la isla dedicado exclusivamente a la flora polinésica, que además pudiera servir como atractivo turístico. Es así como se inicio el proyecto del Jardín Botánico Tau Kiani. Una parcela fácil de recorrer en la que podremos observar vegetación herbácea, arbustiva y arbórea.

Colorido y frondoso aspecto del Jardín Botánico Tau Kiani en la Isla de Pascua.

Puedes pinchar aquí para poder ver la ficha que le hicimos a este Jardín Botánico en Turismo Botánico.

Magia, misticidad y misterio a nuestra disposición.

La Isla de Pascua, un lugar lejano pero que merece encarecidamente su visita. Un rincón mágico en medio del Oceano Pacífico que, aunque pueda costar tiempo en llegar, nos sorprenderá con sus rincones, sus moais, y sus lugares naturales.

Paisajes circundantes a Hanga Roa, la capita de la Isla de Pascua.
Paisajes circundantes a Hanga Roa, la capita de la Isla de Pascua.

Acerca de nosotros

Víctor Zapata
Víctor Zapata

Comentarios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.